Queridas familias:

En los últimos meses, hemos asistido casi incrédulos a una situación dramática e imprevisible en todos los ámbitos de la vida. Una situación extraordinaria que llevó, a mediados de marzo, al cierre de todos los centros educativos y a la que hubo que dar respuesta de forma inmediata, casi sin tiempo suficiente para una adecuada planificación. Dicho cierre ha tenido como máxima consecuencia, en un primer momento, la necesidad de plantear una educación a distancia. La emergencia de salud pública nos obligó, por tanto, a responder primero a lo más urgente para que nuestro alumnado no viera interrumpido su proceso de enseñanza y aprendizaje. Sin embargo, la educación a distancia no sustituye el aprendizaje presencial y la socialización y desarrollo que permite el entorno escolar y la interacción con los profesores y entre el alumnado.

Aún así existen numerosas dudas entre las familias sobre las condiciones de ese regreso a las aulas y sobre cómo va a poder organizarse el curso próximo. A partir de ahora, una vez superado lo que era urgente, nos toca ofrecer alternativas para lo más importante: el retorno a las clases en condiciones que garanticen la salud y la enseñanza. Esta carta tiene por objeto precisamente explicar, para vuestra tranquilidad, cómo estamos preparando esa vuelta para minimizar el impacto negativo del COVID-19 sobre el aprendizaje de vuestras hijas e hijos y sacar partido educativo a los desafíos que están por llegar.

Como sabéis, las autoridades han anunciado su intención de que el curso comience con una actividad totalmente presencial. Y el colegio debe estar bien preparado, no sólo para separar a los alumnos, sino para encarar con cierta ventaja los retos educativos y organizativos del nuevo curso, tanto en una enseñanza presencial como en una posible enseñanza a distancia por temporadas. Trataremos de ir por delante en la toma de decisiones y no esperar a que las circunstancias las definan porque las circunstancias pueden ir cambiando. Aun con la necesidad de convivir con la incertidumbre, nuestro primer objetivo será crear un entorno escolar saludable y seguro a través de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud adaptadas a cada etapa educativa: limitación de contactos, medidas de prevención personal, limpieza y ventilación, gestión adecuada y precoz ante la posible aparición de un caso.

Sabemos que, probablemente, tendremos que optimizar todos los espacios, potenciar las actividades al aire libre, reorganizar grupos, reajustar horarios para contar con dos marcos de organización adecuados a si la enseñanza es presencial o no, escalonar entradas y salidas, limitar el acceso de familias y otras personas ajenas al centro, unificar la actuación telemática, establecer un programa de acogida, entre otras cuestiones. Para todo ello estamos preparando un Protocolo de actuación claro que incluya todo esto y para que los procesos de enseñanza y aprendizaje se desarrollen con seguridad durante el curso escolar 2020/2021, teniendo en cuenta lo que establezca la Administración educativa y lo que determine la autoridad sanitaria en cada momento. Dentro de ese Protocolo se creará una Comisión Específica COVID-19 formada por miembros de todos los sectores de la Comunidad Educativa.

Ya estamos trabajando en la adaptación curricular del curso que viene en cada nivel y en cada materia, en el uso de metodologías activas centradas en el alumnado que favorezcan el aprendizaje autónomo y de instrumentos de evaluación muy variados que puedan ser utilizadas tanto en el marco de docencia presencial como no presencial. Serán los propios profesores los encargados de definir conjuntamente “los saberes verdaderamente instrumentales” que habrá que trabajar. Luego, lo adaptaremos a las características de nuestro alumnado para personalizar dicho aprendizaje y facilitar su autonomía dentro del mismo. Además, el profesorado adelantará sus vacaciones para incorporarse antes, a finales de agosto, y preparar sin improvisaciones el inicio del curso de acuerdo con las circunstancias que tengamos en ese momento.