Recital de Amancio Prada

Con motivo de la Semana Cultural, que a finales de este mes dedicamos a Galicia, tendremos el privilegio de recibir al cantautor Amancio Prada que ofrecerá un recital el próximo martes 24 de abril. La cita será a las ocho de la tarde en el Salón de Actos de nuestro colegio. El aforo es limitado y se accederá por invitación que pondremos a disposición de nuestra Comunidad Educativa en la Secretaría del centro.

Amancio, leonés de nacimiento pero gallego de adopción, tiene la enorme virtud de aproximarse con el mismo rigor y la misma calidad a la poesía antigua y contemporánea. Queda en la memoria su disco dedicado a la poeta gallega Rosalía de Castro grabado en 1975 para el sello Movieplay con producción de Gonzalo García Pelayo.

Amancio Prada permanece, más allá de modas, como una figura fundamental de la canción de nuestro país. Como apuntaron Magda Bonet y Jordi Turtós en su libro Cantautores en España

“Pocos cantautores españoles han construido una obra musical tan coherente y, al mismo tiempo, tan alejada de los grandes medios de comunicación, como Amancio Prada”.

 

En Amancio Prada su origen rural marca también su cancionero apegado al latido de la tierra y a la canción tradicional. Tuvo su etapa parisina de estudiante de sociología en la Sorbona donde ampliaría también estudios musicales. Con el gran cantautor francés Georges Brassens se presentó en público a finales de 1973. Su ópera prima fue el disco Vida e morte de 1973. Luego llegó el disco de Rosalía de Castro, Caravel de caraveles y Cántico Espiritual dedicado a San Juan de la Cruz. Canciones de amor y celda es de 1979. En los ochenta grabó Lelia doura, Canciones y soliloquios, De la mano del aire, Dulce vino de olvido o los Sonetos del amor oscuro dedicados a Federico García Lorca.

La obra de Amancio prosigue con la misma intensidad en las siguientes décadas mezclando la poesía de los primeros trovadores galaico-portugueses de los siglos XII y XIII con poetas españoles como Lorca o Antonio Machado. También son muy interesantes sus lecturas de la obra de Agustín García Calvo con el celebérrimo Libre o de Chicho Sánchez Ferlosio, entre otras muchas aportaciones al universo de la canción. Todo ello con una admirable manera de fundir lo culto y lo popular con un gran sentido del oficio.

No se admiten más comentarios